REDUCCIÓN DE MAMAS, RAZONES Y PROCEDIMIENTO

No hay duda alguna, el aumento de pecho es la operación estética más demandada en nuestro país. Pero hoy queremos hablaros sobre la cirugía contraria: la reducción mamaria. Y es que también es una operación muy demandada y que provoca dudas en las personas que quieren someterse a ella. ¿Quieres saber más sobre la mamoplastia de reducción? ¡Sigue leyendo!

Miles de mujeres al año deciden reducir el tamaño de sus mamas para mejorar su vida cotidiana. Y es que los pechos excesivamente grandes pueden tener graves consecuencias para las mujeres que los sufren. Mediante la reducción mamaria se consigue reducir el tamaño de los senos eliminando tejido extra.

La mayoría de estas intervenciones vienen recomendadas por médicos aunque también hay mujeres que deciden someterse a la operación simplemente por estética. Las razones más comunes por las que una mujer decide reducir el tamaño de sus pechos son:

Dolor de espalda. Las mamas excesivamente grandes pueden causar dolor de espalda debido al peso de éstas, lo que produce grandes molestias en las vértebras inferiores.

Estética. A pesar de lo que pueda creerse, hay mujeres que no están contentas con el tamaño de sus mamas y deciden reducírselas simplemente por estética.

Estrías mamarias. Las estrías que pueden llegar a aparecer en las mamas son dolorosas, ya que se clavan en la piel debido al gran peso que soportan.

Mala postura. Debido al peso de las mamas, la curvatura normal de la parte superior y media del cuerpo se ve reducida, lo que produce que los hombros caigan hacia adelante y que se produzcan hormigueos en brazos y manos.

Molestia a la hora de practicar deporte. Para una persona deportista tener los pechos demasiado grandes puede llegar a ser un problema ya que éstos se moverán con gran intensidad y provocará tensión en diferentes músculos.

Problemas respiratorios. Unos grandes senos pueden oprimir el diafragma y los pulmones, derivando en graves problemas para respirar.

Sarpullido crónico bajo los senos debido al frecuente sudor en esa zona.

¿Y cómo se realiza esta intervención?

El Doctor evalúa el tamaño y la forma del pecho, así como la firmeza de la piel. El tamaño final de las mamas lo decidirá la paciente, siempre teniendo en cuenta las recomendaciones del Doctor. Hay datos que no puede olvidar comentarle al Doctor antes de este tipo de intervención: si es fumadora, si toma algún medicamento, cuántas veces ha estado embarazada o si planea estarlo en un futuro.

La reducción mamaria puede durar de 2 a 4 horas, ya que es una intervención mucho más complicada que el aumento de pecho, a pesar de lo que pueda pensarse. Normalmente la incisión se realiza alrededor de la areola, a través de la cual se extirpa el exceso de piel, grasa y tejido mamario, para luego volver a colocar la areola en su posición. En la mayoría de los casos no se pierde sensibilidad ya que la areola se mantiene unida a los vasos sanguíneos y a los nervios pero hay pacientes a las que es necesario realizarles la separación, ya que la reducción que hay que realizar es muy grande y la areola va colocada en un lugar diferente.

Ante cualquier duda no dudes en consultar con nuestro Doctor, experto en este tipo de intervenciones. Conseguirá que vuelva a gustarte tu pecho.