Tipos de anestesia

En cada una de las intervenciones que realiza nuestro Doctor, se utiliza un tipo de anestesia u otra, dependiendo de la zona a tratar, el tipo de intervención, el tiempo, etc.

Son muchos los factores a tener en cuenta. Hoy os explicamos qué tipos de anestesia existen y cuáles son sus características, ya que es una de las mayores preocupaciones de nuestros pacientes.

* Anestesia local. Medicamente anestésico que se aplica mediante inyección, aerosol u ungüento. Solo afecta y adormece a una pequeña zona del cuerpo, mientras la persona está despierta o bajo sedación (dependiendo de cada caso). Su efecto es corto y solo se utiliza en intervenciones cortas y que no necesitan ingreso. Durante la intervención no se siente ninguna molestia pero el paciente permanece despierto en todo momento. Algunos tratamientos de medicina estética como los hilos tensores solo requieren de este tipo de anestesia. En otros casos como la blefaroplastia o la bichectomía se puede utilizar anestesia local o local con sedación, dependiendo de cada caso. Y en las intervenciones de otoplastia se suele aplicar anestesia local combinada en algunos casos con sedación leve.

* Anestesia regional. Medicamento anestésico que se inyecta cerca de un grupo de nervios y afecta a una extensa zona del cuerpo. Se suele combinar con la general y se utiliza para que el paciente esté más cómodo durante la intervención.

* Anestesia general. Medicamente anestésico que se suministra por vía intravenosa o por inhalación de gases o vapores. El objetivo es mantener al paciente completamente “dormido” (en realidad inconsciente) durante la intervención, para que no tenga ni conciencia ni recuerdo de ésta. Algunas intervenciones en las que se requiere anestesia general debido a la duración o a las molestias son: aumento de pecho, rinoplastia, abdominoplastia, braquioplastia, mastopexia y reducción mamaria.

* Sedación total. No es exactamente un tipo de anestesia, ya que es una técnica analgésica. Se diferencia de la anestesia en que el paciente puede respirar por sí mismo, sin necesidad de máquinas. El paciente está “dormido”, no siente dolor ninguno, pero sigue respirando de forma natural. Además un par de horas después el paciente se despierta y no tiene efectos secundarios como pasa con la anestesia general. En intervenciones de cirugía intima se suele utilizar la sedación combinada con anestesia general.

El éxito de la sedación total hace que en muchos tipos de cirugía como la liposucción, el lifting facial, el tratamiento de la ginecomastia y el lipofilling se pueda llegar a sustituir la anestesia general por anestesia local más sedación, pero todo depende de cada caso, cada paciente y lo que la operación requiera.

Nuestro doctor te informará sobre qué tipo de anestesia es la recomendada para la intervención deseada.